El partido de tenis más largo de la historia



Entre el 22 y el 24 de junio de 2010 se disputó el partido más alucinantemente largo en la historia del tenis. Fue un encuentro de primera ronda de Wimbledon que se extendió durante 11 horas y cinco minutos, se jugó en tres días y acabó con la victoria del estadounidense John Isner, quien se impuso al francés Nicolas Mahut por el siguiente resultado: 6–4, 3–6, 6–7, 7–6(3), 70–68

Curiosamente, Mahut llegó a Wimbledon clasificándose en una previa cuyo último encuentro también fue maratoniano: venció a Alex Bogdanovic por 3-6, 6-3, 24-22.

Isner cayó en la siguiente ronda en apenas 74 minutos contra el holandés Thiemo de Bakker por un claro 0-6, 3-6, 2-6. Se le veía axhausto y de hecho necesitó masaje en cuello y hombros durante el juego.

Quizá te preguntas por qué el partido no se decidió el encuentro en tie-break. Pues bien, eso se debe a que el quinto set de los grand slams siempre se decide por la diferencia de dos juegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario