El puñetazo que casi mata a Rocky



En el rodaje de Rocky IV el bueno de Sylvester Stallone le pidió a su compañero Dolph Lundgren, quien daba vida al púgil Ivan Drago, que para hacer el combate más real le diera puñetazos de verdad. Pues bien, resulta que uno de los directos de Lundgren impactó en su pecho con tanta fuerza que Stallone tuvo que ir al hospital horas más tarde aquejado de problemas cardíacos. Según confiesa el actor, sin atención médica hubiera fallecido.

El hecho no sorprende demasiado si te fijas en los brazos de Dolph. ¡Parecen columbas dóricas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario