Una foto muy tétrica



Mira atentamente la fotografía. ¿Ves algo peculiar? Mírala de nuevo durante un minuto y sigue leyendo...

¿Que no tiene nada raro? Pues sí: las dos chicas están... ¡muertas! De hecho se trata de una "fotografía post mortem", una práctica habitual en el siglo XIX. En esa época las fotos escaseaban, así que las familias de clase alta retrataban a sus muertos antes de enterrarlos, no por morbo, sino como recuerdo.

En la mayoría de las fotos hacían que los fallecidos parecieran vivos: les abrían los ojos e incluso los sujetaban con trípodes para que se mantuvieran en pie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario