El brindis de la desconfianza



El brindis de una copa demuestra confianza mutua, pero el origen radica justo en lo contrario: quien no se fiaba un pelo del otro brindaba con fuerza para que la bebida de un vaso saltara al otro y viceversa, de modo que los líquidos se entremezclaran. Así se descartaba el envenenamiento en unos tiempos convulsos en los que a la gente le gustaba asesinar con sutileza alrededor de una mesa.

Hoy en día eso no ocurrirá, ya que el veneno se detecta en las autopsias, pero ya sabes, si crees que te han escupido o se han orinado en tu vaso... ¡a brindar!

Fuentes
Historia del brindis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada