Cuestión de genes



La nueva sensación de la NBA es Stephen Curry, un tirador letal que para muchos se ha convertido en el mejor jugador de la liga (aunque semejante honor pertenece a LeBron James, no os engañéis, amigos). Todo buen aficionado sabe que Steph es hijo del ex jugador Dell Curry, algo muy habitual en la NBA:

· Klay Thompson El padre del mejor escudero de Curry también jugó en la liga, Mychal Thompson. Se enfrentó a Jordan en las Finales de 1991.
· Kobe Bryant Joe Bryant jugó ocho temporadas en la NBA y siete en Italia. Entrenó al equipo de la WNBA Los Angeles Sparks.
· Luke Walton El segundo entrenador de los Warriors dirigirá la próxima temporada a los Lakers, donde también jugó. Su padre, Bill Walton, fue uno de los mejores pívots de la historia con los Blazers.
· Kevin Love Su padre jugó apenas cuatro temporadas en la NBA. Kevin bien podría haber salido músico, ya que su tío Mike Love perteneció a los Beach Boys
· Al Horford El padre del dominicano de los Atlanta Hawks militó tres temporadas en la NBA.
· Austin Rivers Juega en Los Angeles Clippers a las órdenes de su padre Doc Rivers, que hizo una buena carrera sobre todo en los Atlanta Hawks.

Llegados a este punto uno se pregunta: ¿el talento deportivo se hereda? ¿O ser hijo de un deportista profesional permite que uno consiga explotar mucho mejor su potencial? Personalmente creo que la respuesta sale de una mezcla de ambos factores.

Fuentes
Joe Bryant
Dell Curry
Doc Rivers
Mychal Thompson
Tito Horford

El mostacho de Hitler



En la ácida película alemana Ha vuelto el propio Hitler resucitado confiesa el porqué de su bigote: antes lucía un frondoso mostacho, pero se lo recortó para que la máscara antigas le encajara bien durante Primera Guerra Mundial. El corte obligado gustó tanto al führer que se convirtió en su sello distintivo.

Esto se sabe por unas anotaciones encontradas de Alexander Frey, camarada de Hitler en la primera gran contienda mundial. Por suerte muy poca gente imitó tan peculiar look.

Fuentes
Ha vuelto

Los Walenda, familia de locos



Hace unos pocos meses vi El Desafío, película que cuenta la hazaña de Philippe Petite, un locogenio funambulista famoso por cruzar varias veces la distancia que separa las Torres Gemelas sobre la cuerda floja. El film me encantó, en especial la escena principal, y testigas de ello fueron mis manos sudorosas. ¡Me ocurre siempre que lo paso mal!

Ahora estoy ansioso por que saquen una película sobre la familia Walenda. O mejor una serie con muchas temporadas, ya que el tema da para largo. Y es que los Walenda son funambulistas desde el siglo XVIII, unos titantes que nunca han cejado en su empeño pese a sufrir varios accidentes mortales.

Un icono de ellos fue Karl Wallenda, quien murió a los 73 años al intentar cruzar la distancia entre dos hoteles de Puerto Rico. Décadas después, y como sentido homenaje, completaron a la vez ese mismo recorrido su nieta Delilah y su bisnieto Nik, considerado este último como el mejor funambulista del mundo en la actualidad. ¡Aquí va el vídeo!



Fuentes
Nik Wallenda
Phillippe Petit
El Desafío (The Walk)

El brindis de la desconfianza



El brindis de una copa demuestra confianza mutua, pero el origen radica justo en lo contrario: quien no se fiaba un pelo del otro brindaba con fuerza para que la bebida de un vaso saltara al otro y viceversa, de modo que los líquidos se entremezclaran. Así se descartaba el envenenamiento en unos tiempos convulsos en los que a la gente le gustaba asesinar con sutileza alrededor de una mesa.

Hoy en día eso no ocurrirá, ya que el veneno se detecta en las autopsias, pero ya sabes, si crees que te han escupido o se han orinado en tu vaso... ¡a brindar!

Fuentes
Historia del brindis